martes, 12 de octubre de 2010

Cinthia Fernandez

Cinthia Fernández, la nena quiere juguetes

Cintia Fernández
Cinthia Fernández vuelve a mostrar la empanada luego de una ausencia mediática forzada por un problema técnico: alguien le puso algo que le dolió muchísimo. “Me metieron los cuernos” dice la pendeja “bastante nabo mi ex, la mina dejó ganchitos de pelo por toda la casa.” A la morocha le metieron los cuernos y ella se metió consoladores para llenar el vacío que sentía. “Como toda nena, me encanta jugar con los chiches” admite la pendeja, “pero estuve mal el año pasado, me rompieron el corazón.” Y el orto ni hablar!
Cintia Fernandez
Cintia Fernández te espera en la pileta, metete que mojás!
No hace falta que te muestre la cara porque esa empanada vestida de rojo y ese pavito en forma de imán sólo pueden ser de Cinthia Fernández, y eso que estuvo desaparecida. “Me extrañaron?” pregunta con esa voz que te dan ganas de hacer callar de un certero pijazo en el orto, “estuve de vacaciones tranquila, me gustaría hacer algo en televisión pero no me quiero equivocar.” Y vos no podés equivocar dónde la tenés que poner, si hasta la sombra alrededor del papo forma una flecha que indica la entrada como si el orto de Cintia fuera un estacionamiento de pijas en busca de Cintia Fernandezclientes. Ni preguntes cuánto cuesta la hora, pero entrá despacito porque la pendeja está algo dolorida. “Me partieron” dice testeando tu reacción, “me rompieron el corazón, lo tengo lleno de agujeritos.” Y antes de que puedas decirle que ese papo es demasiado grande para calificarlo de “agujerito” y meterle cuatro dedos y quizás el pulgar para demostrarlo, la pendeja te interrumpe con un consejo. “Si le vas a meter los cuernos a tu novia, tratá de que la otra mina no deje ganchitos de pelo en la casa” dice despechada, “un nabo mi ex, podría haberlo ocultado mejor.” Y vos ya no podés ocultar la carpa que se levantó en tus lienzos para festejar el regreso de Cinthia, pero tampocoCintia Fernandezhace falta porque a la pendeja le encanta verte al palo. “Me encanta que haya tipos que se calientan conmigo” dice Cinthia y el flaco de polera asoma la cabeza en el campamento, “no sabés por la calle, me gritan de todo!” Lo raro es que la muchachada que de día le grita de lejos, después arruga cuando de cerca en la noche. “En los boliches sigo yendo al frente yo, porque si no encaro no vienen.” Y esto es un problema, porque la empanada de Cinthia necesita mucha carne de relleno. “Si el hombre me mima yo pongo el sexo” dice la pendeja y vos querés aceptar la oferta ya, “el sexo es el 70% de una relación, si no hay buen sexo la pareja no sirve… pará, dije 70% pero es poco, el sexo es el 170% de la relación!”. Y como por definición nadie puede dar más del 100%, la pendeja se mete lo que falta. “Como a toda nena, me encanta jugar con chiches.” Mejor Cinthia jugá con esta!
cintia fernandezcintia fernandezcinthia fernandez
cintia fernandez
Sea el mar, la pileta o un consolador, a Cinthia Fernández le gusta mantenerse bien mojadita. “El sexo es fundamental” reconoce la pendeja, “si me gusta un tipo y veo al toque que hay piel, las cosas no pueden fallar, y si no hay piel adios!” A pesar de los fans que le gritan en la calle, la morocha dice que no tiene suerte con los hombres. “Todos los tipos son parecidos” se queja, “primero son re buenos pero si los tratás bien después se van con cualquier minita que pasa por ahí, hay que tratarlos mal me parece.” Y la fórmula del mal trato parece estar dándole resultados: ahora sale con el ex novio de Rocío Marengo. “Es un pibe increíble, estoy recontenta porque me da todo lo que necesito.” Y no es para menos con ese ojete!
cintia fernandezcinthia fernandez

Cinthia Fernández desnuda en Playboy

Cintia Fernandez desnuda en Playboy
Cinthia Fernández se agarra la concha en Playboy como diciendo “si querés esta vení a buscarla” aunque la verdadera razón son las instrucciones de los genios de la revista del conejo. “La verdad que los fotógrafos hicieron un desnudo muy cuidado” dice la pendeja como comparando con las fotos que hizo como Abbey Díaz. “Estar en Playboy me separa de todos los gatos baratos que hay por ahí” dice Cinthia y uno no sabe si la dferencia es que ella es más cara, “esto me sirve para blanquear mi imagen.” Pero Cinthia, si querías un “blanqueo” le hubieras pedido un bukkake a la muchachada!
Cintia Fernandez en tetas
Mientras Cinthia reflexiona “y a este cuánto le puedo cobrar?” bajate los lienzos para que vea el tamaño del laburo por delante. Divina!
Era la oportunidad para la que Cinthia Fernández se había preparado todos estos años, desde los primeros desnudos en la red como Abbey Díaz, cuidando meticulosamente la estética de la cotorra para tenerla a punto para las fotos. “Siempre estuve obsesionada con la depilación” decía la morocha, “porque esa zona nunca se abandona, y estoy cada vez más pendiente de no tener ni un pelito.” Imaginate a la morochita con las piernas abiertas mostrando todo el esplendor de esa acicalada concha con los labios asomando como milanesas crudas en un exquisito sandwich con pan de vulva. Así tendrían que haber sido las Cintia Fernandez Playboyfotos de Cinthia Fernández en Playboy, pero lamentablemente es la versión argentina y pusieron toda clase de obstáculos en el camino paponero: la mano enguantada, la sábana y hasta un ridículo bombachón a rayas que es lo contrario de lo que le gusta usar a Cinthia. “A mí me gustan las bombachas chiquititas” dice la morocha que alguna vez mostró más como Abbey Díaz, “tengo mil bombachas, una caja llena de lencería para ocasiones especiales.” La de Playboy podría también haber sido una ocasión especial, al menos mostrar bien ese ojete de pendeja puta de barrio que tanto le gusta mostrar. “Es re lindo cuando se te tiran todos los cinthia fernandez desnudahombres, y más cuando se tiran por la cola” decía Cinthia antes de que Playboy decidiera tapar con el rabo del conejo de plástico lo que podría haber sido una reveladora toma del orto. “Tengo la cola en el mejor momento” dice la péndex, “estoy re contenta con mi cola, el entrenamiento para Patinando me la dejó re dura.” Y a nosotros nos la dejaste re dura también Cinthia, como para darte bomba y aflojarte la cachas. “Es verdad que desde que tengo la cola tan dura me llegan propuestas de ablande” reconoce la morocha pero dice que todavía tiene que ser ella la que va al frente. “Sigo encarando yo cinthia fernandez en playboya los hombres” dispara Cinthia y uno se pregunta si estará parando con los trolos de Playboy que no la encaran, “tenemos que ser las mujeres las que vamos al frente porque ustedes son re lentos!” Pero no son muchos los que califican, porque a la nena le gustan los pibes sin pelos en la lengua ni en la pija. “Los chicos tienen que estar depilados, mas bien” dice Cinthia, “pero quiero fiesta, pibes divertidos que no me ahoguen, porque estoy más liberal, yo estoy para joder!”
Cinthia Fernandez PlayboyCintia Fernandez fotos PlayboyCinthia Fernandez en Playboy
Cintia Fernandez desnuda en Playboy
Cinthia Fernández posa como la perra mayor de las tres en la foto, pero asegura que ella no busca calentar a nadie. “Soy conciente de lo que provoco en los hombres, pero no busco ratonear” dice la morocha, “lo que pasa es que tengo mucha cara de nena y eso a los hombres los saca.” Pero como se ve en las fotos de Playboy, no es sólo la cara de Cinthia la que calienta, sino el culo. “Estoy mucho mejor ahora que antes, no se nota?” pregunta la pendeja y sin esperar tu respuesta agrega, “ahora tengo la cola mucho más paradita”. Y nosotros también la tendríamos mucho más paradita si no fuera por la sombra y la espumita que nos impide verte la cotorra, Cinthia!
Cinthia Fernandez en Playboy
Cinthia Fernandez fotos PlayboyCinthia Fernandez PlayboyCinthia Fernandez en Playboy

Cinthia Fernández se cuelga del tronco

Cintia Fernandez
Cinthia Fernández se agarra del tronco más grande que encontró como para darte a entender que con menos no se conforma. “Yo sé que me miran la cola” dice con gran perspicacia la pendeja, “las mujeres sabemos que los hombres tienen un modelo teta-cola en la cabeza”. Y según explica, la pendeja ratonea porque todo lo que tiene es natural. “Yo no tuve que ir 40 veces al cirujano para hacerme las lolas o la cola”. Y dice la verdad: la cola se la hicieron en la cama con el bisturí de carne.
Cintia Fernandez
Cinthia Fernández se pone en cuatro en la playa y mira para ver si vienen clientes. Turrita.
Aprimera vista parecería que el tronco es como mucho, pero nunca subestimes el orto de la pendeja, especialmente cuando es ella misma la que te invita a que se lo rompas con esa terrible cara de putita. “La verdad que los hombres son re lentos” dice Cinthia Fernández como si te leyera la mente, “al final tenemos que ser las mujeres las que vamos al frente, porque si vamos a esperar que venga ustedes nos morimos”. Y bueno, sacá el tacho de vaselina industrial y empezá a untarle el ojete que quién te Cintia Fernandezdice el tronco le entra, porque la pendeja se la banca. “Mirá, en los boliches encaro yo” dice canchera la pendeja, “me acerco y les digo ‘me gustás’ directamente” y eso lo hace porque es “muy open minded como dice Moria, yo tengo la cabeza muy abierta”. Y el ojete vos calculás que también, especialmente después de ver esa sospechosa sombra negra que le asoma entre los cantos en el video, parece que la escarapela de cuero de Cinthia Fernández ya tiene un tamaño como para colgarla en el Palco Oficial el 25 de Mayo. “Los chicos me gustan depilados, así todo suavecito” aclara la pendeja para que los interesados en vacunarla no fracasen por un pelo. “No me gusta que los hombres tengan ni un pelo porque depilados es Cintia Fernandezmucho más higiénico”, dice la nena y aclara que ella sigue su propio consejo al pie de la letra. “Me miro todos los días y ni bien me veo un pelito voy y me lo saco”, cuenta Cinthia Fernández, “y no me importa si hace un día que me depilé”. Y no te molestes en ofrecerle a depilarle el papo con los dientes. “La chuchi me la depilo yo” aclara la nena, “no necesito ayuda!”.
Cintia FernandezCintia Fernandez
Cintia Fernandez
Cinthia Fernández levanta la almeja de la arena y espera que lleguen los amantes de los mariscos para que le llenen la cazuela. “Yo caliento porque sigo siendo una nena” explica la morocha y agrega que quiere “ser vedette para seguir los pasos de mi abuela”. Confiesa que tiene “una caja llena de lencería con miles de bombachas”, quizás para reemplazar las que le rompen en combate. Si no querés ver las terribles pochas de la pendeja, no mires las fotos ni aprietes play en el video de Cinthia Fernández abajo.
Cinthia FernandezCinthia FernandezCinthia FernandezCinthia Fernandez
Cinthia FernandezCinthia FernandezCinthia FernandezCinthia Fernandez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada